SIGUENOS POR GOOGLE+

viernes, 27 de septiembre de 2013

‘¡No construyamos desiertos!: replanteemos los modelos de producción ganadera’




Por Antonio Arcila A., Administrador de Empresas,
M Sc., Administrador de la finca Oro Hermanos.
José Óscar Sierra P., Zoot. M Sc.


La existencia de seis desiertos en el país hace reflexionar sobre los modelos de producción en la ganadería

La nación que destruye sus suelos se destruye a sí misma (T. Roosevelt 1947)

Hoy existen en Colombia seis desiertos cuyo proceso de formación se  tomó, en la mayoría de ellos, más de quinientos años. Sin embargo, la situación que exhiben la mayoría de las zonas ganaderas, tanto en el trópico alto como en el trópico bajo, hacen pensar que ya no serán necesarios tantos años para seguir creando desiertos en zonas como la altillanura del Caribe, Urabá, altiplanos de Túquerres e Ipiales, Bajo Cauca, Valle del Cauca, entre otros, donde el deterioro de sus suelos, la pérdida de aguas vivas y la profundización de aguas subterráneas es cada vez más preocupante. Pese a esta situación, la indiferencia de los organismos del Estado, que tienen que ver con la conservación de los recursos naturales y medio ambiente, es casi total. Este hecho refleja una visión muy pesimista para la supervivencia de las generaciones futuras.

Desde la conquista se impuso en el territorio nacional el modelo de la agricultura de zona templada que degrada los recursos naturales. Los escritos coloniales hablan de selvas exuberantes con frutales, fauna y alimentos en los hoy desiertos de Villa de Leyva, Candelaria, Tatacoa y Alto Patía. Sus selvas se talaron para construir cercas ganaderas, obtener maderas y energía. El suelo pasó al sistema de agricultura europea y se volvió desierto. La política agrícola y la educación, impulsaron el sistema de zona templada y la nueva revolución agroquímica como paradigma. Las mejores tierras copiaron la agricultura norteamericana con tractores y arados a suelo desnudo, con quemas y uso de agroquímicos. Se impulsó el monocultivo limpio de arvenses, que es un grave error en el medio tropical de alta diversidad vegetal. Las explosiones de insectos plagas se presentaron rápidamente. En pocos años se vio la degradación de los suelos y el fracaso general de la agricultura (Forero 2002).

Muestra clara de estos procesos degradativos la constituyen áreas agrícolas en los departamentos del Cesar, Sucre y Tolima y zonas ganaderas de la Costa Atlántica en los departamentos de Bolívar, Sucre y Córdoba hacia la zona de Tierra Alta, donde el deterioro de los suelos, manifestado por la pérdida de la capa superficial, y de fuentes de agua viva son altamente preocupantes, encontrándose fincas, que durante las épocas secas, acuden al pueblo más cercano para comprar agua de pozos o aljibes para el consumo humano.

Una visión al modelo de producción que maneja la ganadería de carne en el trópico bajo en el país, permite señalar algunas características de los sistemas de explotación predominantes, que han contribuido al enorme daño de los recursos naturales, especialmente el suelo y la abundancia de agua, como son las siguientes:

Uso generalizado de un modelo tradicional de producción, basado en un sistema típicamente extractivo, donde se da muy poca o ninguna importancia a la remineralización de los suelos, hecho que ha significado un agotamiento paulatino de las reservas de nutrientes y una disminución de la fertilidad potencial, como consecuencia de las pérdidas ocurridas a través de la extracción por los pastos y la exportación fuera del sistema a través de la producción animal; además de las pérdidas por lixiviación, lavado, fijación y volatilización.
El contacto permanente de los animales con sus estiércoles frescos y el sobrepastoreo (pastoreo a baja altura) crean condiciones para la infestación permanente de parásitos internos y externos, llevando a la necesidad de usar vermífugos y antiparasiticidas.

El modelo no considera que la reserva de nutrientes del suelo es finita, y que en cualquier momento la cantidad presente de algunos elementos puede llegar a niveles subóptimos para las especies que se han venido cultivando. Un ejemplo claro lo constituye la situación que hoy enfrenta la mayor parte de la altillanura del caribe y otras zonas ganaderas del país, donde los suelos ya han sufrido un proceso de degradación en su fertilidad natural a través del uso continuado en ganadería; proceso que se manifiesta ahora por el cambio de coberturas originales de angleton (Dichanthium aristatum (Poir.) C. E. Hubb.), guinea (Panicum maximum Jacq), climacuna (Dichanthium anulatum (Forsskal) Stapf) y puntero (Hyparrhenia rufa (Nees) Stapf) a coberturas de kikuyina o colosuana (Bothriochloa pertusa (L.) A. Camus) y otras especies nativas de menores requerimientos nutricionales. La pregunta que surge a este respecto es: ¿después de kikuyina y especies nativas qué seguirá?

Este modelo se caracteriza por el uso generalizado de:

a)    El sistema de pastoreo continuo, el cual tiene que utilizar carga animal muy baja y así se facilita la alta selectividad del animal, haciendo que éste dirija su consumo en forma más intensa y frecuente sobre las especies más gustosas, que, generalmente, son las de mejor calidad forrajera en la pastura; así se favorece el crecimiento y desarrollo de arvenses y especies no deseables, lo que necesariamente conlleva a la degradación de la composición botánica, al mantener todo el tiempo las especies más deseables agotadas en sus reservas nutritivas y con baja capacidad de rebrotar, sin darles oportunidad para que se recuperen después de ser cosechadas por el animal, lo que al final ocasiona su desaparición. En otras palabras, es un sistema agotador de las especies forrajeras y favorecedor de las arvenses; y un enmalezador y degradador de la composición botánica de los potreros.

Como consecuencia de lo anterior, este modelo crea condiciones que  hacen necesario el uso de herbicidas para poder contrarrestar la alta agresividad de las arvenses y especies no consumidas por el animal.

El parámetro que mejor expresa la producción en ganadería es la producción por unidad productiva. Esta última en ganadería es la unidad de área, medida esta como hectáreas, cuadras o acres. La producción por unidad de área es el producto de la carga animal por la ganancia diaria promedia.

La baja carga animal que utiliza el pastoreo continuo favorece las ganancias diarias por animal, debido a la alta selectividad que le permite al animal; pero los niveles tan bajos de carga que se utilizan hace que se logre una baja productividad por unidad de área, ocasionando una baja eficiencia en la utilización del forraje producido. Así mismo, permite una baja utilización de la infraestructura instalada (cercas, bebederos, saladeros) por unidad animal. El contacto permanente de los animales con sus estiércoles frescos y el sobrepastoreo (pastoreo a baja altura) crean condiciones para la infestación permanente de parásitos internos y externos, llevando a la necesidad de usar vermifugos y antiparasiticidas. Además es un sistema que hace que las especies forrajeras sean más susceptibles a los ataques de los insectos plagas.

b)    El concepto potrero limpio de malezas, que manejan los dos modelos de producción en el país, tanto en ganadería de leche como de carne, ante el convencimiento de que así la producción y oferta de forraje es más alta; situación que se cumple únicamente durante la época de lluvias, cuando la oferta de forraje nunca es crítica; pero que agrava demasiado la escasez de forraje verde durante la época seca, donde las gramíneas -con su sistema radicular superficial- son incapaces de conservar o producir material verde, como sí lo hacen las especies de sistema radicular más profundo. El concepto de potrero limpio, con sólo gramíneas de raíces superficiales, no permite un eficiente reciclaje de nutrientes, necesario para el mantenimiento de la fertilidad natural del suelo y para la sostenibilidad del ecosistema.

Con la utilización indiscriminada de herbicidas para mantener los potreros limpios de arvenses, se causa la desaparición de las leguminosas nativas y muchas especies indispensables para el equilibrio ecológico del ecosistema. Con el uso del monocultivo de gramíneas se afecta la diversidad de la biota del suelo (lombrices, nemátodos, colémbolos, coleópteros, arácnidos, gusanos,  microorganismos); se hace al sistema más susceptible al ataque de plagas y enfermedades; no se le permite al animal balancear estacionalmente su dieta, ni mantener su salud mediante el consumo de algunas arvenses que son medicinales; no se favorece el ciclo del carbono o proceso de fotosíntesis, especialmente en épocas de baja precipitación y alta temperatura ambiental (verano), donde las gramíneas no pueden crecer; no se favorece tampoco el ciclo del agua al mantener sin vegetación protectora las quebradas, caños, represas y humedales y favorecer la evaporación del agua directamente de los espejos de agua a pleno sol. El potrero limpio ha causado un gran deterioro de los recursos naturales (aguas, suelos, flora, fauna silvestre, biota del suelo).


Con la utilización indiscriminada de herbicidas para mantener los potreros limpios de arvenses, se causa la desaparición de muchas especies indispensables para el equilibrio ecológico del ecosistema.


Los suelos de los potreros limpios son más susceptibles a compactarse superficialmente y a sellarse internamente, debido a la ausencia de plantas de raíces profundas descompactadoras y aireadoras, haciendo necesario el uso de labranza vertical con renovadores o arados de cincel.

c)    Potreros no arborizados y sin cercas vivas. Los árboles son indispensables para la conservación del suelo y para un efectivo ciclo del agua, ya que con sus copas disminuyen el impacto directo de las gotas de lluvia sobre el suelo y con sus raíces a varios metros de profundidad aumentan la porosidad y permeabilidad del suelo, favoreciendo la capacidad de infiltración y retención del agua; aumentando así el almacenamiento  o recarga de aguas subterráneas que alimentan los nacimientos, quebradas y ríos; hacen más fresca la temperatura ambiente a nivel de cobertura de la pastura en las horas más calurosas del día y así disminuyen la evapotranspiración potencial de la cubierta del suelo, haciendo menos severo el déficit hídrico al finalizar la estación de lluvias.

Los árboles son indispensables para mantener una fauna silvestre diversa, necesaria para el equilibrio biológico del ecosistema. Son fuente de alimento para la fauna silvestre, los bovinos y los humanos. Son reguladores del clima, haciendo más favorable la temperatura durante las horas del medio día y disminuyendo los vientos calientes desecadores durante estas mismas horas.

En los potreros sin árboles en el trópico bajo, la temperatura a nivel de la cobertura de la pastura se eleva por encima de los 40ºC entre las 10:30 y las 15:00 horas en días de sol, haciendo que las plantas de la pastura cierren sus estomas y paren su función fotosintética por aproximadamente cuatro horas; esto significa una pérdida aproximada del 50 por ciento del potencial de producción diaria de la pastura durante las horas más importantes del período total de brillo solar que es de ocho horas por día aproximadamente (Forero sin fecha). Además, la ausencia de árboles afecta negativamente el comportamiento productivo del animal en pastoreo, especialmente, durante los períodos de alta temperatura y humedad; en un potrero sin árboles se disminuye la protección y actividad biológica del suelo.


Los suelos de los potreros limpios sin árboles ni plantas, son más susceptibles a compactarse superficialmente y a sellarse internamente, causando un gran deterioro de los recursos naturales (aguas, suelos, flora, fauna silvestre, biota del suelo).

d)    Pastoreo a baja altura. El pastoreo a baja altura no deja suficiente hoja residual a las plantas, para que la recuperación se pueda hacer a base de fotosíntesis desde el mismo momento en que el animal las consume y no a base de reservas nutritivas, que es el otro mecanismo que puede utilizar la planta cuando no se le dejan hojas u órganos de síntesis, pero que significa un período de crecimiento muy lento que dura hasta tanto la planta haya formado hojas suficientes para su función fotosintética normal.
 
El pastoreo a baja altura y frecuente mantiene a las especies forrajeras de la pastura, que son más consumidas, con bajo vigor o fuerza de rebrote, lo que conlleva a la degradación de la composición botánica de la pastura, significando primero la desaparición de las especies de porte alto y erectas, que generalmente son las de mayor rendimiento y de mejor calidad nutritiva, y favoreciendo la invasión de especies de porte bajo, rastreras o estoloníferas, como las gramas y la kikuyina o colosuana (Bothriochloa pertusa (L.) A. Camus) que generalmente son de menor rendimiento y menor calidad. Favorece el enmalezamiento de los potreros a la entrada de lluvias después del verano fuerte, debido a que las especies forrajeras que fueron consumidas por el animal se encuentran agotadas y con bajo vigor o fuerza de rebrote, ante la agresividad de las arvenses y especies no consumidas por el ganado que alcanzaron a dejar una alta reserva de semillas y altas reservas nutritivas almacenadas para facilitar su rebrote al llegar las lluvias. Además, degrada el suelo, ya que al disminuir la cubierta protectora, favorece la erosión laminar, causada por el salpique de las gotas de lluvia y por el lavado del agua superficial que no se alcanza a infiltrar en el mismo.

El pastoreo a baja altura favorece la infestación del ganado por parásitos intestinales, ya que las larvas de éstos se ubican en los primeros centímetros sobre el nivel del suelo, donde las condiciones de sombra y humedad las favorece (Gerrish 2003).

El pastoreo a baja altura no favorece la acumulación de material vegetal muerto (detritus o mantillo) en el suelo, y no favorece, por tanto, el contenido de materia orgánica que es muy importante para el mantenimiento de la actividad biológica y la fertilidad del suelo.

El pastoreo a baja altura favorece el lavado de los suelos, debido a que la baja altura de la cobertura y la baja presencia de detritus no son eficientes para disminuir la velocidad y fuerza de arrastre del agua de escorrentía, permitiendo que ésta arrastre buena cantidad de suelo desprendido por el impacto directo de las gotas de lluvia sobre el suelo descubierto. Igualmente, no favorece el ciclo del agua, ya que al no disminuir la velocidad del agua superficial, hace que ésta no se infiltre o se almacene dentro del suelo subterráneo y se pierda por derrame o escorrentía superficial; el pastoreo a baja altura favorece la evaporación de agua desde el suelo superficial, facilitando el resecamiento temprano de los suelos después de finalizar la temporada de lluvias.

El pastoreo a baja altura afecta negativamente el ciclo del carbono (proceso fotosintético de la pastura), ya que crea o alarga la fase de crecimiento lento, donde la fotosíntesis es muy baja, haciendo también más larga la recuperación de la pastura y reduciendo el rendimiento total y el número de pastoreos por año.

Lo anterior, muestra la necesidad de revisar el modelo actual de manejo tradicional y el concepto de potrero que se viene utilizando en la ganadería del país, donde han sido excluidos, casi en su totalidad, los árboles y las arvenses de raíces profundas en un modelo que sólo quiere ver horizontes de pasto y cielo, a base de potreros limpios formados con una sola especie de pasto (monocultivos) o en algunas situaciones con muy pocas especies de gramíneas exclusivamente.

El medio ecuatorial, caracterizado por la incidencia de la más alta radiación solar, alta precipitación, alta temperatura y alta humedad relativa, requiere del nuevo diseño de un modelo de potrero tropical, donde la presencia de una alta biodiversidad (diversidad de plantas y animales) se constituya en la esencia del ecosistema. La diversidad de plantas abarca la presencia de árboles, gramíneas, leguminosas y arvenses de tipos herbáceas y arbustivas. La diversidad de animales debe incluir peces, pequeños mamíferos, aves, reptiles e insectos.


En un modelo de potrero tropical hay presencia de una alta biodiversidad de plantas y animales. La diversidad de plantas abarca la presencia de árboles, gramíneas, leguminosas y arvenses de tipos herbáceas y arbustivas.

El primer recurso fundamental para definir el tipo de pastura tropical es el suelo, porque el tipo de pasto tiene que estar muy bien adaptado a éste, en la misma forma como el ganado tiene que estar adaptado al tipo de pasto y todo el conjunto ser compatible con el clima.

El segundo elemento fundamental que define la capacidad productiva de una pastura tropical es la disponibilidad de agua. El rendimiento de las especies forrajeras depende mucho de la disponibilidad de agua y ésta depende fundamentalmente de la precipitación, de la permeabilidad del suelo y de su capacidad de almacenamiento. Una vegetación de cobertura densa y sus residuos mejoran la estructura del suelo y, por tanto, incrementan la circulación del aire y del agua en su interior y su capacidad de almacenamiento, necesarios para el metabolismo y la nutrición eficiente de las plantas. En un suelo bien estructurado, las raíces son capaces de explorar un mayor volumen de suelo para captar más agua y nutrientes. Por eso, las plantas se pueden desarrollar mejor y verse menos afectadas por las sequías. Al integrar arvenses de raíces profundas y árboles en el potrero tropical, se incrementará aún más la producción de forraje y el rendimiento global del sistema.

Las plantas absorben agua del suelo y la transpiran a través de sus estomas en presencia de una atmósfera circundante con baja humedad relativa. Cuando el viento dispersa el vapor de agua, secando el aire alrededor de  las plantas, éstas  transpiran mayor cantidad de agua y absorben más agua del suelo y éste se seca en menor tiempo; pero cuando el aire se satura de vapor de agua, las plantas no pueden transpirar más y las pérdidas de agua del suelo se hacen mucho menores.

Datos obtenidos en Brasil (Primavesi 2002) han demostrado que en potreros abiertos, sin presencia de árboles, el viento puede sustraer del ambiente hasta 700 mm de agua al año. Si se plantan arbustos y árboles como protección contra el viento y las brisas, se reduce fuertemente la transpiración y la pérdida de agua en los pastizales. Así se conservaría mayor cantidad de agua disponible en el suelo para el crecimiento de las plantas, especialmente, en épocas de baja precipitación.

De acuerdo con Primavesi 2002, cuando la temperatura de la superficie de los suelos tropicales es mayor a 33°C, las plantas no pueden absorber ni agua ni nutrientes. Las arvenses de raíces profundas y los árboles pueden actuar como reguladores de la humedad ambiental y de la temperatura al extraer agua del subsuelo y al liberarla por transpiración. Es por esto que, por ejemplo, la sombra de los árboles produce una temperatura más fresca que la sombra artificial.

El animal es un ser vivo que necesita estar cómodo para rendir adecuadamente y la sombra de los árboles le ofrece esa comodidad. En Brasil se ha detectado que en la época más fría, a la sombra de los árboles, se cuenta con una temperatura de 3 a 4°C más alta que fuera de la copa del árbol y en épocas de alta temperatura, de 3 a 4°C más baja. Igualmente, que los potreros que cuentan por lo menos con 50 árboles de sombrío por hectárea, permiten un incremento del rendimiento de producción de leche del 15 al 30 por ciento más alto, y aproximadamente 20 por ciento más de producción de carne. Lo que hace que el ganado produzca bien no es sólo la cantidad de alimento o la energía consumida ni la digestibilidad del forraje, también es importante que los animales se sientan cómodos (Primavesi 2002).


El nuevo modelo debe ser un potrero donde todos sus componentes contribuyan de una manera eficaz al equilibrio ecológico del ecosistema y al confort de todos sus componentes, incluyendo el animal. Los postes de cemento y de plástico deben ser remplazados por cercas vivas, construidas por especies de árboles


Todo lo anterior crea la urgente necesidad de revisar el modelo de potrero tropical utilizado hasta ahora en la ganadería del país y que favorece el empobrecimiento y degradación de los diferentes ecosistemas. Si no se controla el modelo, se construirán más desiertos a lo largo de la geografía nacional.

El nuevo modelo debe ser un potrero donde todos sus componentes contribuyan de una manera eficaz al equilibrio ecológico del ecosistema y al confort de todos sus componentes, incluyendo el animal. En este orden de ideas, los postes de cemento y de plástico deben ser remplazados por cercas vivas, construidas por especies de árboles que les permitan a las aves construir sus nidos, a las avispas sus avisperos y a los insectos sus nidos o refugios. Que sean fuentes de frutos y forraje para los diferentes animales, especialmente, en las épocas de escasez.

Este potrero debe ser arborizado en toda su extensión, incluyendo entre 40 a 70 árboles por hectárea, con especies maderables y que produzcan frutos o vainas para los animales, que no cierren totalmente sus copas para que la luz solar alcance el piso debajo de las mismas; por tanto, se deben elegir especies de hojas pequeñas, donde las leguminosas de las subfamilias Mimosoideae guamo (Inga diversifolia Benth.), acacias (Acacia spp), carboneros (Pithecellobium spp), orejero o piñón de oreja (Enterolobium cyclocarpum (Jacq.) Griseb), trupillo o cují negro (Prosopis juliflora (Sw.) D. C.), iguá, cedro amarillo, nauno amarillo (Pseudosamanea guachapele (H.B.K.) Harms.), samán, campano, nauno negro (Samanea saman (Jacq) Cerril.), acacia forrajera (Leucaena leucocephala (Lam.) De Wit), acacia nagra (Acacia decurrens Willd), acacia bracatinga (Albizzia lophanta (Eilld.) Benth.), entre otras,  son las más deseables por su capacidad para fijar nitrógeno y por su aporte como forraje para el ramoneo en las ramas más bajas durante el verano. Se reporta por Mejía (s. f.) que en el trópico llega dos veces la intensidad de luz necesaria para la máxima fotosíntesis, por tanto, la arborización puede interceptar hasta un 50 por ciento de la luz incidente sin afectar los rendimientos de la pastura.

También es importante combinar especies de porte alto, medio y bajo para favorecer todo tipo de avifauna, ya que hay aves que prefieren árboles de copas altas, otras copas medias y otras copas bajas. Desde el punto de vista de ataque de plagas o enfermedades, la combinación de varias especies de árboles es más recomendable que el monocultivo.

La arborización de potreros es un proceso complicado, difícil, lento, y costoso, que debe ser planeado inteligentemente, con el fin de que estos cumplan, con sus copas y raíces, todas sus funciones importantes con respecto del equilibrio ecológico y sostenibilidad del ecosistema. En el modelo de pastura tropical que se propone la cobertura del piso, con su diversidad de especies, debe ser responsable totalmente de la alimentación de los animales durante todo el año; por tanto, no se considera acertado realizar un gran esfuerzo técnico y económico para plantar árboles en el potrero para que los animales se los coman en cada pastoreo, manteniéndolos a baja altura, con lo cual no se obtendrían sus mayores beneficios para la estabilidad del ecosistema. A los árboles se les debe permitir que se desarrollen totalmente para que puedan desempeñar todas sus maravillosas funciones de que los ha dotado la naturaleza; esto no excluye la opción de que los animales puedan consumir el forraje de sus ramas más bajas y de fácil acceso durante el verano.

Para facilitar la introducción de los árboles a los potreros se puede aprovechar la cerca eléctrica, para construir con ella los cerramientos temporales que les brinden protección a los árboles hasta que su copa escape al consumo de los animales. Estas líneas y sus cerramientos internos en los potreros se pueden extender con alambre de menor calibre al utilizado para la cerca del potrero, o utilizar un alambre de menos costo, que podría ser el llamado dulce.

La figura 1 muestra la manera como se puede utilizar temporalmente la cerca eléctrica del potrero, para proteger los árboles durante los dos primeros años después del trasplante.

El arreglo u ordenamiento de los árboles en el potrero más recomendable es el de siembra en triángulo o tresbolillo, con el propósito de lograr también el efecto de barreras rompevientos.

La cobertura de la pastura debe estar formada igualmente por una alta diversidad vegetal, incluyendo gramíneas, leguminosas y arvenses de tipos herbáceos y arbustivas. Se sugiere que esta proporción debe ser 50 por ciento gramíneas, 30 por ciento leguminosas y 20 por ciento de arvenses más 40 a 70 árboles por hectárea.

  



 Figura 1. Modelo propuesto para la arborización de potreros en arreglo tresbolillo, utilizando la cerca eléctrica temporal para la protección de los arbustos sin excluir el pastoreo.

Referencias

Aldana V. C. El desarrollo sostenible frente a la inversión y la tecnología. En: Chaparro, F, Torres, R y Baquero I. Las tres dimensiones: inversión, tecnología y sostenibilidad, en: Lozano de A. P y Gómez E, L. El Sector Agropecuario en Colombia y en el Mundo: presente y futuro. Produmedios ICA- Corpoica.  

Amézquita, E., 1.998, Hacia la sostenibilidad de los suelos de los Llanos Orientales de Colombia. . En: Silva M F. y Castro F, H. (editores) Manejo de suelos e impacto ambiental. IX Congreso Colombiano de la Ciencia del Suelo. Memorias. Paipa, Colombia, Octubre 21-24 de 1.998.

Brunetti, J., 1.999, Weed: forage, fodder and medicine. Acres, USA, Vol 29 Nº12 pp 4

Burbano O, H., 1.998, Desarrollo sostenible y educación ambiental.  En: Silva M F. y Castro F, H. (editores) Manejo de suelos e impacto ambiental. IX Congreso colombiano de la ciencia del suelo. Memorias. Paipa, Colombia, Octubre 21-24 de 1.998

Chaparro, F, Torres, R y Baquero I. Las tres dimensiones: inversión, tecnología y sostenibilidad, en: Lozano de A. P y Gómez E, L. El Sector Agropecuario en Colombia y en el Mundo: presente y futuro.Produmedios ICA- Corpoica.  

Espinosa J. A., 1.998, Fertilizantes e impacto ambiental. En: Silva M F. y Castro F, H. (editores) Manejo de suelos e impacto ambiental. IX Congreso colombiano de la ciencia del suelo. Memorias. Paipa, Colombia, Octubre 21-24 de 1.998.

Feijoo, A, Knapp E.B. y Quintero H., 1.998, Los microinvertebrados del suelo como indicadores de calidad y salud agrosistemática. En: Silva M F. y Castro F, H. (editores) Manejo de suelos e impacto ambiental. IX Congreso colombiano de la ciencia del suelo. Memorias. Paipa, Colombia, Octubre 21-24 de 1.998.

Forero R. Sin Fecha. Agricultura de sol y de malezas. (fotocopia) IICA. Colombia.

Forero, R., 2.002, Desarrollo económico y social de Colombia, Educación, Agricultura Ecológica Ecuatorial y Seguridad Alimentaria. Fotocopia del original. 24p.

García, A., 1.998, La degradación de suelos, un obstáculo para el desarrollo sostenible. . En: Silva M F. y Castro F, H. (editores) Manejo de suelos e impacto ambiental. IX Congreso colombiano de la ciencia del suelo. Memorias. Paipa, Colombia, Octubre 21-24 de 1.998.

Gerrish J., 2.003, Pests and parasites on pasture. The Stockman GrassFarmer, vol 60 Nº 4 pp 33,34..

Guzmán C. G., González de M, M y Sevilla G. E., 2.000, Introducción a la agroecología como desarrollo rural sostenible. Ediciones Mundi-Prensa. Madrid, Barcelona, México. 535p.

Mejía, M. S.f. El potrero arborizado, técnica paliativa en el uso pecuario de la
tierra. Fotocopia del original. 3p.

Murgueitio E., 1.999, Reconversión ambiental y social de la ganadería bovina en Colombia. Revista Mundial de Zootecnia Vol. 93 N° 2 pp 2- 15.

Primavesi A y Primavesi O., 2.002, En Brasil, optimizando las interacciones entre clima, suelo, los pastizales y el ganado. Revista Leisa, Junio de 2.002, pp 15 y 16.

Savory A with Butterfield J., 1988, Holistic management. A new framework for decision making. Island Press. Washington D.C. 616 p.

Sierra p., J. O. y Arcila A., 2.002, La biodiversidad vegetal de las pasturas tropicales: Elemento indispensable para una producción limpia en ganadería. El Cebú N° 324:36-40.

Sierra P., J. O. y Arcila A., 2.001, El pastoreo rotacional como alternativa para hacer más eficiente la ganadería. El Cebú, N° 322: 38-44

Sierra P., J. O, y Arcila A., 2.003, Desarrollo de un modelo sostenible de producción limpia en ganadería de carne. El Cebú, N° 330: 40-45., N° 331:66-71.

Viteri S. E., Castro F, H. E. y Contreras S., P. E., 1.998, Papel de los microorganismos fijadores de nitrógeno en el manejo sostenible de la productividad de los suelos. En: Silva M F. y Castro F, H. (editores) Manejo de suelos e impacto ambiental. IX Congreso colombiano de la ciencia del suelo. Memorias. Paipa, Colombia, Octubre 21-24 de 1.998.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.